La Parroquia - La iglesia parroquial de la Inmaculada Concepción

1. La iglesia parroquial de la Inmaculada Concepción

Al centro de la villa valldalbaidina de Otos, tanto el del casco urbano como el simbólico devocional y social, se encuentra la iglesia parroquial dedicada a la Inmaculada Concepción. El edificio sustituye a uno anterior mandado erigir bajo la advocación concepcionista, en 1574, por el arzobispo y patriarca san Juan de Ribera. Una vez derribado aquel templo, fue edificado el actual, la construcción del cual tuvo sus inicios entre 1721 y 1724. La bendición de la nueva iglesia tuvo lugar en 1742.

En lo concerniente a su arquitectura, el edificio es semejante a la mayor parte de los templos valldalbaidinos, una estructura que responde al renombrado estilo jesuítico, con tres naves con altares entre los contrafuertes, crucero con cúpula y un presbiterio de cabecera recta, dotada de un transagrario que al mismo tiempo comunica la capilla de la comunión y la sacristía, salas simétricas, ambas, que flanquean el presbiterio 1. La fachada se articula con el interior de la iglesia con el adelantamiento del cuerpo central correspondiente a la nave central, quedando así ligeramente atrasados los laterales correspondientes a las capillas por el lado del Evangelio y al campanario por el de la Epístola. La portada, de grande sencillez, muestra un umbral de piedra picada con cornisa, entablamento y remados en ambos extremos, con unos meritorios pebeteros con fuego. Presenta una hornacina en su parte superior, entre los dos pebeteros, que contiene una moderna imagen escultórica de la titular del templo, y que es posterior a la Guerra de España del 1936-39. Todo el conjunto es coronado con un frontón encorvado. Ahora mismo se trata de la única puerta de acceso al templo, dado que otra entrada secundaria ubicada a la capilla del Cristo, fue eliminada.

Desde una perspectiva externa, la iglesia se ubica ligeramente sobreelevada respecto de los edificios que le rodean y su fachada principal sobre la calle del Cristo forma una replaza al encontrarse retranqueada frente a la alineación general de la calle. Este hecho unido al desnivel existente entre ambas aceras, provocó que se construyera la escalinata aún presente desde el nivel inferior de la calle hasta la misma entrada del templo. La inusual amplitud que presenta el viario junto a la elevación de la fachada eclesial proporcionan una gran visibilidad al conjunto.

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31